martes, 14 de septiembre de 2010

Turismo en Dublin, visitar Dublín

Turismo en Dublín, Visitar Dublín, Irlanda consejos

Un consejo que pude ahorraros muchos sustos: en Irlanda, como en el Reino Unido, se conduce por la izquierda. Ten mucho cuidado al cruzar las calles de Dublín, mira para todos los lados y no cruces hasta que te asegures de que no hay peligro. Y si piensas alquilar un coche, ten en cuenta este punto.

De Dublín es originario Oscar Wilde, así mismo el creador de Drácula también es de Dublín, La ciudad ha producido varias bandas de rock de éxito internacional como U2



· Irlanda tiene una hora menos que España. Tenlo en cuenta a la hora de cambiar el reloj para no llegar tarde a citas, reuniones o al vuelo de vuelta.

· Al ir a Dublín hay que recordar también que los enchufes son diferentes: del tipo de tres clavijas como en Gran Bretaña. Si alguien va a llevar aparatos eléctricos se aconseja llevar un adaptador desde España o, si no, aprovechar el horario de apertura de las tiendas para encontrar alguno.

- Situada en el centro de la costa este de Irlanda, en la desembocadura del río Liffey y en el centro del condado de Dublín, cuenta con una población en su área urbana de 595.780 habitantes y si contamos todos los distritos cerca de 1.565.000



· Antes de reservar alojamiento en Dublín -sea como turista o trabajador-, ten en cuenta la cercanía del centro o del lugar al que vayas a trabajar o estudiar o, al menos, la red de transporte público. El transporte público no es excesivamente bueno en Dublín, así que es absolutamente necesario tener una buena conexión para ahorrarse muchas horas de traslados.

· Lleva siempre algo de dinero suelto para el autobús. En los autobuses urbanos no te darán cambio de billetes y, si entregas más monedas de la cuenta, tendrás que recoger el cambio en las oficinas centrales de la empresa de autobuses de Dublín.

· Mucho cuidado con el tiempo de margen al ir al aeropuerto. Los atascos en las horas punta, especialmente los viernes, son tremendos la mayor parte de los días, así que se recomienda salir con muchísimo tiempo de antelación en los momentos de más tráfico del día.

· Si no te gusta la cerveza, quizá no es buena idea pagar tanto por entrar en la fábrica de Guinness. El verdadero encanto del sitio es tomarse una pinta en la terraza superior, pero no deja de ser caro y un desperdicio si no te gusta la cerveza. Por cierto, aprovecha los momentos de sol para ver Dublín desde el mirador. Gana mucho.

· La hora normal de cierre de los pubs en Dublín -por tanto, del fin de la fiesta- es entre dos y media y tres. No salgas demasiado tarde si no quieres quedarte cortado a mitad de la noche.

· Dublín no es en absoluto una ciudad amiga de los fumadores. Todos los bares, restaurantes y pubs tienen prohibido fumar, así que no te quedará más remedio que ir a la calle o a los patios interiores de los locales a echar un pitillo.



· Si te ha pillado un día de fútbol en Dublín y quieres ver el partido de tu equipo, hay dos posibilidades principales: el Frasiers, de O'Connell Street, con 14 pantallas de televisión distintas o el bar australiano de Parnell Street, junto a los cines, con menos pantallas, pero mucha tradición futbolera.

· Una de las formas más típicas de alojamiento en Dublín son las casas de huéspedes (muchas de ellas, llamadas Bed & Breakfast). Lejos de ser alojamientos de mala calidad, los B&B de Dublín son tradicionalmente casas históricas pequeñas, con todas las comodidades y un ambiente mucho más cálido que los hoteles tradicionales. El precio, también, suele ser algo más bajo. Es una opción muy recomendable para turistas con un presupuesto medio.

· Cuidado con el alcohol. Dublín es una ciudad muy segura, pero a partir de determinada hora de la noche -especialmente los fines de semana, cuando cierran los bares- aparece mucha gente que ha abusado del alcohol. Intenta evitar problemas con ellos.

· Hay empresas que organizan pequeñas excursiones y tours desde Dublín y que pueden compensar mucho en visitas a lugares como Glendalough o Belfast. En algunos lugares incluyen cosas que serían caras si no se va en grupo o a las que no se llega en transporte público.

- Estar en Dublín y no visitar la estatua de Molly Malone es como ir a Nueva York y no ver el Empire State. Esta famosísima estatua es el orgullo de los dublineses, está situada a lado del Trinity College, y nos muestra a una mujer con un carro lleno de cestas de pescado y marisco. Al parecer la famosa Molly era pescadera por tradición familiar, que vendía mejillones y berberechos por las calles del puerto y por las noches vendía su cuerpo serrano a los estudiantes del Trinity. Una noche la pobre Molly apareció muerta de repente en plena calle. ¿Leyenda o realidad? No se sabe, pero la estatua está ahí, eso es seguro. Los dublineses dicen que su espíritu vaga de noche por las calles voceando sus berberechos frescos

· Los trenes son más caros que los autobuses para trasladarse entre las principales ciudades de Irlanda. Bus Eireann funciona bastante bien.

· En Dublín no se circula mal en bicicleta. Eso sí, si compras o alquilas una asegúrate de que tienes en casa y en tu trabajo lugares seguros donde dejarla. Los robos son excesivamente frecuentes. · El euro es la moneda oficial de Dublín. No obstante, si piensas ir a Irlanda del Norte recuerda que allí la libra esterlina es la moneda oficial y lo más normal es que no acepten pagos con euros en las tiendas más pequeñas.

· El mercado de alquiler de casas en Dublín es caro y difícil. Especialmente en las semanas previas al curso escolar hay enormes peleas y abusos en el alquiler. Se aconseja ser decidido. Generalmente no suele haber tiempo para pensar mucho. Eso sí, hay que tener cuidado de no avanzar dinero hasta que se firma el contrato o se tienen las llaves.

· Si vas a estudiar o trabajar intenta conseguir el número PPS lo antes posible para conseguir abrir la cuenta bancaria cuanto antes.

· Cuidado con las comisiones bancarias. En la mayor parte de los bancos se pagan todas juntas a la vez al final del trimestre y muchos cargan por cosas tan sencillas como sacar dinero del cajero o pagar con tarjeta en los comercios.

· Si hace falta algún artículo pequeño para la casa o de menaje, posiblemente el mejor lugar de Dublín para encontrarlo sean las tiendas Guineys de Talbot Street.

· Quien necesite un móvil puede desbloquear uno español o comprar uno en Irlanda. Generalmente se paga una cantidad mediana por él, pero las operadoras dan mucho más crédito para llamadas de lo que cuesta el teléfono. Meteor parece la más barata, pero se aconseja comparar precios y necesidades. Por lo general, la mayoría de las compañías no dejan hacer contrato hasta pasados varios meses de la llegada a Irlanda.

En cuanto a lugares para visitar las 2 catedrales la más antigua es Chirts Church Cathedral comenzada en 1038 y la más grande San Patrick de 1191 y los dublineses compiten por alzar a una de ellas como la mejor.

Una de las zonas más concurridas es la llamada Temple Bar (barrio viejo), un mercadillo callejero muy popular en la ciudad, lleno de puestos de frutas, verduras y carnes. Es muy vistoso por su colorido.

Por supuesto tenemos que visitar la fábrica de cerveza Guinnes, donde después recorrerla podremos tomarnos una buena cerveza en la terraza y contemplar una espléndida vista de la ciudad.

En Dublín se encuentra la universidad más prestigiosa de toda Irlanda: El Trinity College

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.