jueves, 14 de abril de 2011

Viajar a isla de Madeira

Viajar a la isla de Madeira
Hoy en día, los turistas vienen principalmente en avión y en invierno desde Alemania, Escandinavia y Reino Unido en busca de sol, paz y tranquilidad. En los meses de verano crece la demanda desde los países del sur de Europa, ya que sus habitantes desean escapar del asfixiante calor y del flujo de turistas que ellos reciben a su vez.
Cual recuerdo del pasado, muchas personas arriban en barco, dado que Madeira es uno de los puertos favoritos en las rutas trasatlánticas. Durante los últimos años ha crecido el turismo tímidamente fuera de Funchal y hacia las zonas más rurales de la isla. El senderismo por las levadas, el surf, la pesca de altura y el montañismo son algunas de las muchas razones por las que se visita Madeira.

Pero que nos espera en Madeira?

El archipiélago de Madeira, ubicado a 608 Km. al oeste de Marruecos y 416 Km. al norte de las Islas Canarias, está compuesto por 4 islas, la montañosa Madeira, Porto Santo con su playa de arena dorada de 9 Km., y las deshabitadas Islas Desiertas e Islas Salvajes. Madeira es el lugar ideal para disfrutar del equilibrio perfecto entre el cuerpo y la mente. Con su clima templado todo el año, un aire puro y balsámico, aroma fresco de flores, y la tranquilidad de una isla en pleno Atlántico, Madeira es en sí misma un verdadero Spa. Además la isla cuenta con varios hoteles y complejos con zonas dedicadas al bienestar que ofrecen masajes y tratamientos corporales y faciales para todos los gustos.

Enclavado en medio del Atlántico, el paradisíaco archipiélago de Madeira ofrece un viaje diferente, a un rincón salvaje cuyo elemento principal es el Bosque de Laurisilva, bosque reliquia clasificado por la UNESCO como Patrimonio Mundial Natural. Es uno de los pocos en el mundo que conserva la pureza que existió hace millones de años.

Además de una nueva experiencia para los sentidos, Madeira ofrece una variedad incomparable de actividades: desde trekking en las levadas hasta la práctica del golf con espectaculares vistas al mar, pasando por deportes de aventura o náuticos, como la pesca deportiva en alta mar y el buceo. Sus hermosas quintas y sus concurridas fiestas como, la Fiesta de Fin de Año, el Festival de las Flores, el Carnaval o el Festival del Atlántico, también hacen de Madeira un lugar privilegiado y un destino de lujo por excelencia.

A tan sólo 1,5 horas de vuelo de Lisboa encontrarán en Madeira una cálida acogida, la alegría y simpatía de su pueblo y la extraordinaria belleza de sus paisajes. Todo ello unido a las múltiples actividades sociales, deportivas y culturales, proporcionan en cualquier momento del año un ambiente inmejorable para la celebración de eventos, viajes de incentivos y conferencias.
 
Todos coinciden en que, al haber una proporción de turistas muy baja en comparación a la población local, tienen la oportunidad de visitar un lugar donde se respira otro modo de vida, lejos del bullicio y el ajetreo del turismo del dólar. En muchas islas dedicadas al sector hay pocas elecciones entre el turismo o la colonia penitenciaria o al menos es la impresión que queda tras experimentar el poco espacio para viajar, policías uniformados, una comida institucional y una población local hostil. En Madeira, la vida es diferente y puede marcharse cuando desee, si es capaz de negarse a todo que se le ofrece

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Parking bajo coste