martes, 3 de mayo de 2011

Que ver en Cáceres

Ruta por Cáceres, que ver en Cáceres

Cáceres es una de las ciudades más bellas de España. Su casco histórico y riqueza monumental no deja indiferente a sus turistas. Su riqueza artística y gastronómica es reconocida.

Cada día recibe miles de visitantes que tratan de recorrer sus calles, plazas, arcos, iglesias sin dejarse nada que ver.

Os proponemos dos rutas a realizar en unas horas, rutas que nos aconsejan desde Cáceres inédito que nos pueden ayudar a la hora de preparar nuestra visita a Cáceres:

Ruta 1

Arco de la Estrella Iniciamos nuestro recorrido en el acceso principal al recinto amurallado: un gran arco oblicuo del siglo XVIII, construido así sobre otro del siglo XV para facilitar el paso de carruajes. En el interior, una hornacina con la Virgen de la Estrella, remata el arco en la parte superior y da nombre al mismo.

Es el principal acceso al recinto amurallado. Fue construida por Manuel Larra Churriguera con una forma oblicua característica para permitir el acceso de carruajes a las estrechas callejas interiores. Se accede a él mediante escalinata desde la Plaza Mayor.
Palacio Episcopal Una calle angosta nos conduce hasta la plaza de Santa María, dejando a nuestra izquierda la fachada gótica del palacio episcopal y a la derecha la tapia del patio de la casa de Mayoralgo.

En la Plaza de Santa María, frente a la catedral, este palacio era la residencia del obispo de Coria. La construcción más antigua data del siglo XIII, siendo la fachada principal renacentista del siglo XVI y la lateral gótica del siglo XV.
Plaza de Santa María Constituye el centro de la parte baja de la ciudad, con la catedral como núcleo alrededor del cual se levantan gran número de palacios y casas solariegas de sobria belleza, como el palacio de los Golfines, el de la Diputación, etc.
Iglesia Concatedral de Santa María Bellísima iglesia románico-gótica, declarada en época reciente concatedral de la diócesis de Coria-Cáceres. Torre de silueta inconfundible con los nidos de cigüeñas que la coronan y una estatua en bronce de San Pedro de Alcántara en su base.

La concatedral de Santa María es el edificio más importante de la plaza de su mismo nombre. Se trata de una iglesia románica de transición al gótico levantada entre los siglos XV y XVI sobre otra anterior del siglo XIII. De planta rectangular con tres naves contiene en su interior un espléndido retablo del siglo XVI en madera de cedro.
Plaza de San Jorge Plaza recoleta dedicada al patrón de la ciudad que constituye la transición entre las partes baja y alta del casco urbano. En una hornacina se encuentra la estatua en bronce de San Jorge a caballo matando al dragón.

Aneja a la plaza de Santa María, esta plaza constituye un escalón intermedio entre la parte alta y la baja de la villa.
Iglesia de la Preciosa Sangre Iglesia barroca de planta rectangular de una sola nave. Tiene dos características torres cuadradas coronadas con nidos de cigüeñas.

Barroca del siglo XVIII, esta iglesia y el convento anejo de la Compañía de Jesús fueron construidos por esta orden religiosa unos años antes de ser expulsados de España sus miembros. Los fuertes desniveles obligan a la construcción de unas preciosas escalinatas que descienden hasta la plaza de San Jorge.
Casa de los Solís Nos dirigimos hacia la parte más elevada del recinto amurallado por una empinada calle escalonada y, antes de llegar a la plaza de San Mateo, nos encontramos con la bocacalle que nos lleva hasta la casa del Sol o de los Solís, gótica del siglo XV con el blasón de los Solís sobre el imponente arco de medio punto de la entrada.
Torre de Sande Frente a la casa del Sol nos encontramos la mole imponente de la Torre de Sande, con su impresionante matacán y sus muros cubiertos de yedra.

Es una hermosísima torre gótica del siglo XIV desmochada por orden de los Reyes Católicos como otras muchas de la villa. Es destacable su imponente matacán sustentado por nueve mensulones en contraste con la gracilidad de la ventana gótica con columna geminada de su parte inferior. En el patio de la casa se asienta un restaurante con el nombre de la torre.
Plaza de San Mateo El camino nos conduce hasta la plaza de San Mateo en la que encontramos, entre otros edificios reseñables, la iglesia del mismo nombre y el convento de San Pablo habitado por Hermanas Clarisas.

La iglesia de San Mateo está dotada con elementos constructivos de varios estilos al haber sido construida y remodelada a lo largo de los siglos a partir del XIV.
Torre de las Cigüeñas A la izquierda de la iglesia de San Mateo se encuentra el imponente palacio de los Cáceres-Ovando con su torre conocida como de las cigüeñas por su gran altura.

Excepcionalmente conserva las almenas a pesar de que los Reyes Católicos ordenaron desmochar todas las de la ciudad para terminar con las guerras internas de la nobleza cacereña. Hoy es sede del Gobierno Militar.
Plaza de las Veletas Aneja a la Plaza de San Mateo se encuentra la de las Veletas. Aquí se ubica la Casa de las Veletas que da cobijo al Museo Provincial y al aljibe árabe del siglo XII de visita obligada.

La edificación principal de la plaza es el palacio del siglo XVI construido sobre ruinas de una fortificación árabe en el punto más elevado de la ciudad. Conserva un aljibe excavado en la roca, segundo a nivel mundial en tamaño tras el de Estambul. Merece la pena visitar el museo y el aljibe.
Palacio de los Golfines de Arriba Retornamos hasta la plaza de San Mateo para tomar la calle Condes en dirección hasta el palacio de los Golfines de Arriba, de impresionantes dimensiones, ocupado en la actualidad por un restaurante. Se trata de una construcción del siglo XV con reformas posteriores.
Casa mudéjar Giramos a la derecha y bajamos por la cuesta de Aldana en dirección Norte para llegar de nuevo a la plaza de Santa María; en el camino nos encontramos con una sencilla casa de estilo mudéjar toledano que ha permanecido de forma excepcional en un entorno en el que la nobleza colindante impuso criterios arquitectónicos muy diferentes al suyo.

La presencia de esta casa dentro del recinto amurallado es excepcional puesto que, en la época de esplendor de la ciudad, la nobleza desplazó extramuros al vulgo y construyó enormes palacios donde hubiera casas humildes.
Casa del Mono En el descenso de la cuesta de Aldana nos encontramos varias casas solariegas en un enclave abrupto con las calles escalonadas y las casas levantadas sobre la roca del suelo. Se trata de un rincón muy pintoresco.
El final de la cuesta de Aldana nos conduce directamente a la plaza de Santa María, donde termina este circuito que hemos dado en llamar Ruta 1 y que ha transcurrido por el núcleo central del recinto amurallado de la ciudad.

La longitud del recorrido de esta ruta 1 es de aproximadamente 800 metros y puede realizarse en 1 hora sin tener en cuenta los tiempos de visita a museos, iglesias y palacios.

Ruta 2
Arco de Santa Ana En esta segunda ruta, comenzamos el recorrido extramuros, desde la plaza de San Juan dirigiéndonos hacia la plaza de las Piñuelas y, girando a derecha, acceder bajo un arco abovedado de ladrillos hasta lo que fue un postigo y hoy es el arco de Santa Ana.
Se trata de un postigo lateral de la muralla convertido en puerta de acceso y, en el siglo XVIII, llevado al estado en el que se conserva. Intramuros, sobre el arco, una hornacina contiene la imagen de Santa Ana.

Adarve de Santa Ana Una vez en el interior del recinto, giramos hacia abajo por el precioso Adarve de Santa Ana hasta llegar al Arco de la Estrella en el que se inició la Ruta 1.
Los adarves recorren la muralla intramuros permitiendo su circunvalación. Desde los palacios establecidos frente a las torres albarranas proyectadas al exterior surgían pasarelas de acceso a las mismas en forma de arco para salvar el adarve. Hoy en día se conservan algunos como el que surge del palacio de la Generala hasta la torre almohade del siglo XII llamada del Horno.

Palacio de Moctezuma Superado el Arco de la Estrella, el adarve termina con la mole impresionante del palacio de Moctezuma, que ocupa el vértice norte del recinto amurallado.
Este palacio del siglo XVI y estilo renacentista edificado sobre una antigua casa del siglo XIV fue remodelado por un descendiente de Isabel de Moctezuma, hija del último emperador azteca, de quien recibe el nombre.

Palacio de Carvajal Desde el palacio de Moctezuma nos dirijimos por una calleja de las traseras del palacio Episcopal hasta llegar nuevamente a la plaza de Santa María y, una vez allí, girar a la izquierda para encontrarnos con el precioso palacio de Carvajal, sede actualmente del Patronato de Turismo y Artesanía de la Diputación de Cáceres.
Fantástico palacio gótico del siglo XV con un espléndido arco de impresionantes dovelas y un bonito balcón de esquina. Por la calle de la Amargura, trasera a la catedral, se puede ver su torre redonda de la primera época de la reconquista de la ciudad. Es posible el acceso libre al magnífico patio interior, representativo del estilo empleado en otros palacios de la ciudad.
Arco del Cristo Siguiendo hacia abajo la calle de la Amargura, en dirección Este llegamos nuevamente a la muralla y tomando dirección Sur por el Adarve del Cristo hasta encontrarnos con la puerta más antigua conservada en la muralla: el arco del Cristo fechado en el siglo I y de origen romano, construido en sillares de granito.
Vestigio de la que fuera colonia romana Norba Caesarina, este arco recibe su nombre del Cristo ubicado en una hornacina sobre él.

Ermita de San Antonio Continuando por el adarve en dirección sur, nos encontramos con una minúscula iglesia del siglo XV adosada intramuros a la muralla.
Nos encontramos en pleno barrio judío, en una zona de estrechas y empinadas callejuelas donde vivieron hasta su expulsión los judíos cacereños. La ermita actual se edificó sobre la antigua sinagoga.

Rincón de la Monja Tomamos la calle del Rincón de la Monja, todavía en la judería, para acercarnos a las escalinatas que dan acceso a la plaza de las Veletas.
Esta angosta y empinada calleja nos conduce hasta la casa de los Caballos, sede del actual Museo de Arte Contemporáneo anejo al Museo de las Veletas. El fuerte desnivel se salva con escalinatas que conducen directamente a la plaza de las Veletas, por donde ya pasamos en la Ruta 1.
Parador de Turismo Desde la Plaza de las Veletas nos dirigimos hasta la de San Mateo y, una vez allí, tomamos la calle Ancha dejando a nuestro alrededor imponentes palacios y casa solariegas hasta encontrarnos con el palacio del Comendador de Alcuéscar, hoy Parador Nacional de Turismo.
Inmenso palacio del siglo XIV que ha sufrido diversas remodelaciones conservando la torre como elemento más antiguo.

Hospital de los Caballeros El final de la calle Ancha nos conduce directamente hasta lo que fue la puerta de Mérida con la muralla integrada en los edificios colindantes. A la izquierda dejamos la casa de los Pereros y a la derecha, adarve adelante, encontramos el que fuera Hospital de los Caballeros.
Hermoso rincón en el adarve sur de la villa construido en el siglo XVII en estilo gótico para su uso como hospital, aunque se convirtió en poco tiempo en vivienda particular.

Siguiendo por el adarve de Mérida, tomaremos de nuevo dirección norte por el adarve de P. Rosalío y volveremos a encontrar el arco de Santa Ana donde empezó y termina este circuito que hemos dado en llamar Ruta 2 y que ha transcurrido por la periferia del recinto amurallado de la ciudad.

La longitud del recorrido de esta ruta 2 es de aproximadamente 1.500 metros y puede realizarse en 2 horas sin tener en cuenta los tiempos de visita a museos, iglesias y palacios.



4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.