martes, 25 de septiembre de 2012

Protocolo en la mesa cubiertos y sillas

Normas de protocolo en la mesa, como comportase en una comida y no meter la pata ante nuestros invitados

Poneros en situación, nos han invitado junto con varios amigos a una cena un poco “in” y no queremos pecar de informalidad, todo lo contrario queremos quedar bien y no meter no la pata. Así que llegamos a la casa de nuestros invitados y tras los correspondientes saludos pasamos al comedor donde nos espera una espectacular mesa. Unos pequeños consejos para no quedar mal.

La primera persona en sentarse es la anfitriona y también la primera en levantarse al terminar la comida. Los comensales se sientan a la mesa por el lado derecho de la silla (o lo que es igual, por el lado del brazo izquierdo) y lo harán después de que la anfitriona haya tomado asiento. Si los puestos no están asignados previamente, los invitados esperan a que la anfitriona, desde el suyo, les indique dónde deben sentarse. La silla se acerca de tal manera que la barbilla del comensal quede frente al borde de la mesa.

Ya estamos sentados

Lo primero y lo que más nos asusta ¿con que tenedor empezamos? Muy sencillo, una regla básica, en la mesa los cubiertos están dispuestos por un orden: los más alejados del plato son los primeros en utilizarse (de ahí hacia dentro). Los tenedores se colocan a la izquierda del plato y los cuchillos (con el filo siempre hacia dentro) y cucharas a la derecha (excepto cuando el tenedor va a utilizarse para un primer plato, que se colocará a la derecha ya que tiene utilidad de cuchara).

Al sentarnos en la mesa es posible que veamos el plato de pan con un cuchillo. Éste se utilizará para coger la mantequilla y no para cortar el pan (éste último se partirá con los dedos, tomando el pedacito que se vaya a comer).

A partir de aquí las normas son básicas y de sentido común, por ejemplo al usar los cubiertos, hay que evitar que el codo o el antebrazo se apoyen en la mesa. cabeza descienda hacia el plato. La vista debe seguir el trayecto del alimento que se lleva a la boca; es incorrecto dirigir la mirada a otra parte. Al utilizar los cubiertos, los codos deben permanecer ligeramente pegados al cuerpo, sin separarlos o elevarlos en exceso. Los brazos se mantienen fuera, apoyando sobre la mesa sólo las muñecas y las manos.



El cubierto debe llegar a la boca, no la boca al cubierto. Es importante no llenar la cuchara o el tenedor con demasiada comida, de manera que se desborde por los lados. Es recomendable no introducirlos demasiado en la boca y, sobre todo, tener mucho cuidado para no hacer ruido ni sorber. Cuando se usa la cuchara no hace falta ayudarse con pan para empujar los alimentos. La mano izquierda permanecerá apoyada en el borde de la mesa.

El tenedor se cogerá con la mano derecha cuando se toman alimentos que no necesitan cuchillo, generalmente primeros platos. La comida se empuja con un poco de pan. Cuando se degustan alimentos que hay que cortar, el tenedor se toma con la izquierda y el cuchillo con la derecha.

Si se come pescado, el tenedor se toma con la mano izquierda y la pala con la derecha. Ésta hace la misma función que el cuchillo cuando partimos la carne pero ¡ojo!, no se come con la pala; se come exclusivamente con el tenedor.
Una de las principales normas es no cortar toda la comida antes de ponerse a comer, es decir no se debe cortar toda la carne en pedazos antes de empezar a degustarla: primero se corta un trozo, se toma luego un poco de guarnición con el tenedor y después se ensarta el pedazo de carne.
En el caso de los huevos, en principio no se ha utilizar el cuchillo a no ser que estén acompañados por otros alimentos como jamón, beicon...
Entre bocado y bocado los cubiertos se disponen a ambos lados del plato (uno en la posición de las 8 del reloj y el otro en disposición de las 4). Cuando se ha finalizado, aunque quede comida, se dispondrán en paralelo (en el centro del plato y juntos, en posición vertical).
Cuando tenga la necesidad de pasar un cubierto a otro comensal se entregará asiéndolo con dos dedos por su parte central y ofreciendo la parte del mango.
En ningún caso se deben limpiar las piezas de cubertería con la servilleta, ni colocarlas en la mesa una vez que han sido utilizadas.
Respecto a los postres, la mayor parte de ellos se toman con cubiertos (colocados entre el plato y las copas). Unos exigen el uso del tenedor (tartas, bizcochos...), mientras que otros hacen suyo el uso de la cucharilla, como helados, mousses, macedonias, etc. Las frutas deben ser troceadas, y si es necesario peladas, con cuchillo y tenedor.

¿ Y si toca devolver la visita? ¿cómo realizar la colocación de la mesa?

Si el fin de semana siguiente nos toca devolver la visita unas pequeñas notas sobre como proceder a colocar la mesa y aquí también hay muchas reglas que seguir. Lo primero poner el mantel para luego disponer los platos que, en general, serán dos por comensal. Si servimos entremeses antes de la sopa, colocamos sobre los platos llanos uno más pequeño, y sólo tras retirar éste se coloca el de sopa, convenientemente acompañado de otro llano. Un consomé o crema se sirve en tazas especiales, que se presentan y se retiran junto con su plato.

A la izquierda del comensal y arriba, suele colocarse un platillo para el pan, que en ocasiones poco formales se utiliza también para el queso.

Las copas pueden disponerse en triángulo, con la del agua en medio, centradas con respecto al plato o un poco a la derecha. Aunque no hay una regla para esto, es más frecuente ordenarlas de mayor a menor y de izquierda a derecha, facilitando el servicio por la derecha de los vinos. El número de copas a colocar ante cada comensal será igual al número de vinos que se vaya a servir.

La servilleta, irá a la izquierda del plato o sobre éste. Una vez que la anfitriona ha tomado su servilleta, se considera formalmente iniciada la comida. Después, los demás invitados extienden la suya. La servilleta se desdobla en dos (nunca completamente, ni a la vista de todo el mundo) y se coloca sobre las rodillas. No es de buen gusto meterse una punta de la servilleta en el chaleco, la blusa o el cinturón, ni anudarla alrededor del cuello. La servilleta puede usarse cuantas veces se necesite durante la comida y es obligatorio hacerlo antes de tomar agua o vino

Y ahora toca el turno de los cubiertos.

Los cuchillos y las cucharas se colocan a la derecha del plato y los tenedores a la izquierda

Debemos disponerlos es el mismo en que vayan a usarse, de fuera hacia dentro, de modo que los últimos en uso son los más próximos al plato.

Los cubiertos de postre podemos colocarlos de dos posiciones distintas. Pueden colocarse siguiendo la regla general o bien junto a la parte superior del plato, con el mango de la cucharilla, o cuchillo, dirigido a la parte derecha y el del tenedor a la izquierda.

En una cena protocolaria, con servicio, los cubiertos de postre se ponen en la mesa al mismo tiempo que se sirve éste y no antes.

Hay que recordar que el filo de los cuchillos se dirige siempre hacia el plato y las púas de los tenedores y el cuenco de las cucharas hacia arriba.

Y no emborronéis una velada magnífica tras los postres con los chupitos, …. Ya sabéis no os paséis con el vino porque luego no vemos donde están colocados los tenedores…



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.