viernes, 5 de octubre de 2012

Prohibido comer en calles de Roma

Multa por comer en las calles del centro histórico de Roma

Olvidaros de comer un bocata mientras estamos sentados en la Plaza de España o tomar un refresco en frente de la Fontana de Trevi, el Ayuntamiento de Roma ha prohibido comer en las calles del centro histórico de la capital italiana, según un decreto publicado, que establece multas de 25 a 500 euros para quienes violen la normativa que busca proteger los lugares de interés histórico, artístico o arquitectónico de la polución turística.
El decreto del alcalde romano Gianni Alemanno, firmado el 1 de octubre y vigente hasta al 31 de diciembre, fue publicado el miércoles en la web del ayuntamiento.
En él se prohíbe pararse a comer, beber o cualquier forma de acampada "en zonas de particular interés histórico, artístico y arquitectónico" del centro romano.
Según el decreto, estas restricciones son necesarias porque en las principales atracciones turísticas de la ciudad no se respetan "las normas más elementales de decoro urbano", y la gente derrama bebida o tira comida en las plazas, escaleras o fuentes históricas.

Los que se frotan las manos con esta medida son los restaurantes y bares de la ciudad, el turista no tendrá otro remedio si quiere comer o beber que entrar en alguno de ellos y no compar en cualquir tienda su merienda.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.