lunes, 29 de julio de 2013

Viaja a Malta con amigos o en pareja

VIAJA A MALTA CON AMIGOS O EN PAREJA, ¡MALTA ES MÁS!

¿Buscas un destino diferente en el que pasarlo bien con los amigos o con tu pareja?

Este verano no pierdas la oportunidad de viajar a Malta. Allí encontrarás 300 días de sol al año, excelentes spas, un mar Mediterráneo cristalino, una gastronomía deliciosa y, sobre todo, mil maneras de pasarlo bien.

Si viajas con tu grupo de amigos la mejor opción de alojamiento es alguno de los hoteles boutique que comienzan a proliferar en Malta, como The George (www.thegeorgemalta.com) en St. Julians; un hotel de diseño situado en una zona tranquila y, al mismo tiempo, muy cerca de los principales clubes de moda en Malta.  Un día ideal en el verano maltés bien puede situarse en alguna de las playas, principalmente en alguna de las situadas al noroeste de la isla de Malta, como la de Golden Bay con su arena dorada y su magnífico Baia Beach Club (www.baiabeachclub.com) donde es posible tomar algo con unas magníficas vistas a la isla de Comino, a la cual se puede acceder alquilando una embarcación y disfrutar de las inigualables aguas de su Laguna Azul. Una buena alternativa a la playa es descubrir los rincones más escondidos de Malta y Gozo, en un 4x4 a través de las pistas y carreteras que atraviesan las islas. Pero, ante todo, hay que guardar energías para disfrutar de la noche maltesa.

Al caer la noche, se impone una cerveza Cisk bien fría seguida de una cena de fusión en Medasia (www.medasia.com.mt), uno de los lounge bar más interesantes situado al borde del mar en Sliema. Otra opción para cenar, también muy cerca del hotel The George, en Spinola Bay, es el restaurante Dolce Vita (www.dolcevita.com.mt) decorado con mucho gusto y con una variada carta. Y para tomar unas copas después de la cena nada como ir a alguno de los clubes al aire libre, como el Gianpula (www.gianpula.com), en Rabat. 

Romanticismo asegurado
Y es que para parejas, Malta también es más. La oferta de alojamiento es muy diversa, y va desde hoteles de lujo en Sliema, St Julians o Paceville, situados al borde del mar en los que su piscina es el punto de encuentro para tomarse un refrescante cóctel; hasta apartamentos o casas de labranza con todas las comodidades para aquellos que prefieran más intimidad y descubrir el genuino estilo de vida tranquilo del archipiélago. 

Desde el mar, las vistas de Malta y Gozo, con sus fortificaciones y sus impresionantes acantilados, es todo un espectáculo. Tenerlo está al alcance de la mano organizando un crucero en un barco de vela (www.rmyc.org). Y para descubrir las islas, desde dentro, lo mejor es alquilar una bicicleta (www.maltabybike.com) y explorar las islas. Para los más activos, Malta también ofrece la posibilidad de practicar todo tipo de deportes, desde escalada (www.climbmalta.com) a buceo (www.fuam.eu).
Pero si lo que se busca es empaparse de cultura, los más de 7000 años de historia no decepcionan.

En este caso, no hay que dejar de visitar los templos megalíticos, sus museos, sus ciudades llenas de arte e historia, como Valletta, Mdina o Las Tres Ciudades y reservar con antelación para visitar el Hipogeo de Hal-Saflieni, un templo subterráneo prehistórico donde el número de visitantes está limitado a una docena de afortunados por día (booking.heritagemalta.org).

Tras un día repleto de actividades y cultura, la recompensa llega por la noche en cualquiera de los restaurantes y locales al aire libre, como el Gululu (www.gululu.com.mt) en St. Julians, no sin antes haberse dado un capricho para el cuerpo en uno de los spas de la cadena Myoka (los hay en los hoteles Hilton y Le Meridien).

Más información en www.visitmalta.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.