martes, 7 de octubre de 2014

¿ Viajas borracho en avión ?

Uno de cada siete turistas jóvenes que vienen a España reconoce ir borracho durante el vuelo



La mayoría argumenta que bebe por la euforia ante el viaje y que lo empieza a hacer en el aeropuerto

El buscador Jetcost (www.jetcost.es) ha realizado una encuesta entre sus usuarios extranjeros que buscan destinos españoles y ha encontrado que uno de cada siete turistas que viajan hacia España ya va borracho durante el vuelo, con una gran mayoría que ha explicado que lo hacía porque estaba eufórica por su destino para las vacaciones. Según esta misma encuesta el 31% de los pasajeros se sienten incómodos cuando hay pasajeros ebrios en su vuelo. 

Jetcost llevó a cabo la investigación como parte de un estudio en curso en los aeropuertos sobre los hábitos y experiencias de los pasajeros de 18 años a la hora de volar a España. Inicialmente, a todos los encuestados se les preguntó con cuánto tiempo de antelación llegan al aeropuerto antes de la salida de sus vuelo. Una vez que se recopilaron todos los resultados, la respuesta promedio fue de 3 horas y 52 minutos antes de la salida. Después de esto, a los encuestados se les preguntó qué hicieron con su tiempo libre en el aeropuerto antes de embarcar y los resultados fueron los siguientes: 

1. Beber alcohol 
2. Ir de tiendas por el aeropuerto
3. Sentarse y esperar hasta la hora de embarque
4. Comer algo
5. Sólo tuvieron tiempo de realizar el check-in y luego embarcar

Cuando se les preguntó acerca de sus hábitos durante el vuelo, 1 de cada 7 de los encuestados admitió estar ebrio durante el vuelo. La mitad de ellos, el 49%, admitió que había empezado a beber en el aeropuerto antes de embarcar, mientras que el restante 51% dijo que empezó a beber alcohol cuando ya estaba en el avión. A los que contestaron que iban borrachos se les preguntó por qué habían decidido emborracharse durante el vuelo, siendo las respuestas más populares: “Debido a la euforia por el destino de vacaciones”, “Por tratar de calmar los nervios que les produce volar” y “Por tratar de pasar el tiempo”.

Por otra parte, casi un tercio de los encuestados, el 31% admitió sentirse incómodos o ligeramente nerviosos en un vuelo cuando se dieron cuenta de que uno o más pasajeros iban borrachos.

"Embarcar borracho en un vuelo no es nunca una decisión sabia; incluso la mejor persona del mundo puede actuar de forma totalmente fuera de lo normal mientras está bajo la influencia del alcohol –comenta Antoine Michelat, presidente de Jetcost–. Si a ello añadimos unas pocas horas, al menos, en un espacio pequeño compartido con un montón de gente, se pueden producir todo tipo de situaciones. Por otro lado, algunas compañías aéreas son muy estrictas a la hora de permitir el embarque a pasajeros borrachos. Tomarse una copa o dos en el avión para relajarse o empezar con una sonrisa las vacaciones no es una mala idea, pero arruinar su primer día de vacaciones porque va demasiado borracho, sí lo es”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.