domingo, 29 de marzo de 2015

Los famosos dan el cante en los hoteles

Cuando los famosos “dan el cante” en los hoteles
El buscador Jetcost selecciona los peores comportamientos de algunos astros de la canción

Son admirados por decenas de miles de personas que los persiguen allá donde actúan y compran sus discos. Sin embargo, la actitud de sus seguidores tal vez sería distinta si supieran cómo se comportan sus ídolos en la intimidad de un hotel. El potente buscador de vuelos y hoteles Jetcost (www.jetcost.es) ha seleccionado algunos de estos comportamientos.

Malos modos y fans descontrolados. Justin Bieber, que ya “la lió parda” en un avión por fumar marihuana sigue creando polémica allá por donde pasa, esta vez fue expulsado de uno de los hoteles más prestigiosos de la ciudad de París solo un día antes de celebrar su concierto. El joven artista de 19 años se registró en el mítico Hotel Le Meurice un domingo reservando siete suites y dos plantas completas y el lunes, su “mal comportamiento” y el “estímulo descarado y ruido” de los cientos de fans que le esperaban molestando y gritando en la puerta hizo que la dirección del hotel decidiera echarle.

A pesar de que los representantes de Justin Bieber se empeñan en afirmar que el artista no fue expulsado sino que fue un gesto de apoyo a sus fans, lo cierto es que Justin Bieber tuvo que abandonar Le Meurice, y se desplazó a otro conocido hotel parisino, el Mandarín Oriental.

Mucho alcohol. Liam Gallagher, el líder de la banda Oasis es otro al que le gusta organizar broncas allí donde va, en los aviones: en su día fue vetado de por vida en la aerolínea Cathay Pacifics debido a la que organizó en un vuelo de Hong Kong a Perth (Australia), cuando las azafatas le conminaron a apagar el cigarrillo recordándole la prohibición de fumar. O en los hoteles: Y es que el cantante acabó durmiendo en dependencias policiales después de dar una patada en el pecho a un policía y recibir, a su vez, una contundente respuesta, provocándole la caída de dos dientes. Los hechos ocurrieron en la discoteca del hotel Bayerischer Hof de Múnich. Los miembros de "Oasis" y sus guardaespaldas se enzarzaron en una bronca con 5 italianos en el local después de tomar grandes cantidades de alcohol y Gallagher, lejos de calmarse con la llegada de la policía, respondió con patadas al agente. 

Asuntos familiares. Una de las más sonadas trifulcas que además quedó grabada por las cámaras de seguridad del hotel fue la que se organizó en el ascensor del hotel Standard de Nueva York entre la hermana de Beyoncé, Solange y el marido de la cantante, Jay-Z. Y es que muy gordo debió ser el comentario que hizo el rapero a su cuñada que, fuera de sí, comenzó a golpearlo y a propinarle patadas. El enfado de Solange fue tal que hasta el personal de seguridad se vio obligado a interceder para frenar la pelea. Mientras Beyoncé y su marido intentaban mantener la calma -incluso pararon el ascensor en un primer momento para que la discusión quedase en el ámbito de lo privado-, la hermana pequeña de la artista continuó con su rabieta al abrirse las puertas, encarándose enfadada al padre de su sobrina, Blue Ivy. 

En un correo electrónico, el hotel Standard ha manifestado su indignación por la viralización del vídeo de tres minutos y medio, amenazando con acciones disciplinarias y legales a quien lo haya hecho público. “Estamos impactados y desilusionados por el hecho de que haya habido una clara violación de nuestro sistema de seguridad y de la confidencialidad que aseguramos a nuestros huéspedes”, han indicado desde el hotel.

Estar en el lugar equivocado en el momento inoportuno. El cantante de Red Hot Chili Peppers Anthony Kiedis trató de entrar en el hotel Four Seasons, donde se alojaba, justo en el mismo momento que salían Jagger y compañía. La seguridad se lo impidió y se armó la gorda. 

La escena se produjo en la puerta del hotel Four Seasons de Filadelfia, donde se alojaban los Rolling Stones por motivo de su concierto en la ciudad. Por casualidad, en ese mismo hotel también se hospedaba Anthony Kiedis, líder de la banda Red Hot Chili Peppers. Justo cuando los Stones iban a salir del hotel, el cantante entraba de la mano de su novia. Fue entonces cuando la seguridad contratada se enzarzó en una pelea, aparentemente sin reconocer al cantante, para evitar que éste accediera. Al día siguiente, Anthony Kiedis declaró que el incidente no tuvo importancia. “Amo a los Stones”, dijo.

Como Pedro por su casa. Miley Cyrus fue noticia por provocar el desastre en el hotel neoyorquino Greenwich, donde se alojaba como parte de su gira “Bangerz”. La cantante y su séquito usaron sus instalaciones sin considerar las molestias que podían ocasionar al resto de huéspedes. “Fue como si un tornado hubiera entrado en el recibidor. Miley Cyrus y los suyos se apoderaron de él, gritando y montando jaleo durante tanto tiempo que la dirección del hotel recibió un buen número de quejas. Con el consentimiento de Miley Cyrus, algunos de sus amigos fumaron marihuana, estuvieron soltando palabras malsonantes a gritos y tirándose encima de los caros muebles del hotel", señaló un empleado del hotel.

Ante la desagradable escena y las quejas recibidas, el personal del hotel pidió a Miley Cyrus y sus amigos que se calmasen, pero la respuesta de la caprichosa estrella de la canción fue que "deberían estar agradecidos de tenerla en el hotel porque estaba gastando mucho dinero en él".

Gargajo profundo. El cantante, bailarín y actor Justin Timberlake organizó una buena en Gotemburgo, cuando paseando con su novia, la actriz Jessica Biel, visitaron el Hard Rock Café, donde fueron abordados por decenas de fans. Ante la negativa del cantante a firmar un autógrafo, un chico le llamó "cara culo", lo que puso de los nervios a la estrella que le respondió. "¿Me estás llamando cara culo? ¡Que te jodan, chaval!".

El joven fan y sus amigos siguieron al cantante y su novia hasta el Hotel Elite Plaza, donde se alojaba la pareja y su séquito, algo que enfadó todavía más a Justin. Ya en su habitación se dedicó a lanzar desde el balcón pelotas de ping-pong, una botella de plástico llena de agua, fresas y otras frutas. Finalmente, llegó a escupir, tal como explicaron los testigos. El fan, llamado Nino Antonio El-Khoury, se dejó fotografiar por un paparazzi mientras explicaba dónde estaba el escupitajo de Timberlake. 

Ni Mickey Mouse se libra. A lo largo de los años, Christina Aguilera se ha ganado la fama de diva caprichosa insoportable, periodistas, fotógrafos, miembros de su equipo e incluso fans se han quejado en innumerables ocasiones de su mal genio, prepotencia y despotismo. En esta ocasión la cantante la lió en un hotel de Disneylandia, donde celebraba su cumpleaños. El incidente sucedió cuando ella intentó sacarse una foto en grupo con un empleado disfrazado de Mickey Mouse y este se negó porque estaba en su hora de descanso.

Por lo visto, Aguilera perdió los papeles y comenzó a insultar y amenazar al trabajador diciéndole: "Gilipollas ¿No sabes quién soy yo?", el cabreo fue tal que tuvieron que llamar a seguridad. A pesar de ello, la artista publicó en Instagram una foto con sus amigos en el parque comentando lo siguiente: "Un divertido cumpleaños en el lugar más feliz de la tierra #disneyland".

Antoine Michelat, co-fundador de www.jetcost.es ha dicho: “Con frecuencia la fama y el dinero hacen perder la educación y algo más a personajes que aparentemente lo tienen todo y se creen por encima de los demás. Si para cualquier persona hay que exigir modales en todo momento, a los famosos, que viven del público, hay que exigírselo doblemente".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.