martes, 22 de septiembre de 2015

El intercambio de pisos pequeños para disfrutar de unas vacaciones

EL GRAN ÉXITO DE LOS PISOS PEQUEÑOS EN INTERCAMBIOCASAS.COM

“Intercambio un bonito piso de un dormitorio en el centro urbano por una casita en la pradera”. Este podría ser el texto de una propuesta de intercambio de casa en IntercambioCasas.com.

Un estudio llevado a cabo por IntercambioCasas.com entre 700 visitantes recurrentes que no son miembros de la web, ha permitido recoger sus principales objeciones. La que se repite más a menudo entre estos candidatos al intercambio de viviendas es la supuesta falta de atractivo de su hogar, dado que suelen pensar que su piso pequeño y a las afueras carece de interés para otros miembros.

Para saber cuál es exactamente la situación, se ha analizado el número de viviendas de dos personas, con el fin de evaluar posibles diferencias frente al conjunto de la comunidad. De las 3.987 casas existentes en España, hay un 12% de viviendas en las que el socio es una persona sola, que indica poder alojar de dos a cuatro personas.

El análisis de las propuestas de intercambio muestra que el tamaño de la vivienda no desempeña un papel preponderante en la decisión, por lo que las casas pequeñas, en las que pueden alojarse hasta tres personas, no reciben ni más ni menos solicitudes que las demás. 

En cambio, la calidad de la presentación, las fotos y la descripción de la casa, el barrio y el perfil personal son esenciales para el proceso de selección. Estas casas se diferencian por los detalles personales, que cobran mayor importancia: la fotografía de un objeto decorativo, una biblioteca cargada de libros, buenas ideas para sacarle partido al espacio, etc. Todo ello revela el cuidado aportado a la decoración. Es una fuente de inspiración más intimista pero tan eficaz como las piscinas desbordantes o las camas king size. Esta garantía de calidad se convierte en una ventaja muy competitiva para las estancias cortas, las vacaciones escolares y los puentes largos hacia un destino urbano y cultural.

Tampoco cambia la distribución geográfica de las propuestas de intercambio en función del tamaño de la casa. Es cierto que los socios americanos, canadienses u australianos ofrecen, en general, casas amplias, pero los pisos y apartamentos europeos, sensiblemente más pequeños, tienen mucha demanda. “No intercambiamos metros cuadrados sino estilos de vida”, explica Terry, californiana enamorada de París que intercambia por segunda vez su casa de Palm Desert por un piso encantador cerca de la Gare de l’Est, en París.

Por parte de los socios españoles, Maite, que se registró hace apenas un año en IntercambioCasas.com, nos cuenta cómo ha hecho ya siete intercambios con su piso barcelonés de 50 metros cuadrados. “En un año hemos viajado a Nueva York, París, Londres, Florencia, Bilbao, Madrid, Lisboa y ya tenemos concertados intercambios para el próximo año con usuarios de Ámsterdam, Montreal y, de nuevo, Nueva York”, comenta Maite. Añade que “todas las experiencias han sido magníficas y estamos encantadas de haber podido compartir nuestro pequeño apartamento con otras personas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.