jueves, 10 de diciembre de 2015

Turismo rural en la sierra de Madrid

Turismo rural en la sierra de Madrid

La sierra madrileña ofrece todo tipo de rincones gracias a los que se puede desconectar del día a día y de la ciudad, tan llena de prisas, de gentes que van de un lado a otro, de bullicio y contaminación. Por esto te proponemos que te animes a pasar un fin de semana diferente rodeado de la naturaleza y de los pueblos con más historia de la Comunidad Autónoma. Dentro de las casas de esta zona para este tipo de turismo hay diferentes opciones adaptadas a la cada vez más alta demanda de los viajeros. 

Entre algunos de los rincones que se puede encontrar en esta región te sugerimos los siguientes:

Hayedo de Montejo.

Está incluido dentro de la Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón y aunque tan sólo cuenta con 250 hectáreas el valor ecológico de este lugar es sencillamente incalculable, pues se trata de un paraje completamente insólito.
Como todos los lugares con encanto, éste tiene su propia leyenda, en la que se cuenta que en el bosque al que se le conoce como El Chaparral habitaban duendes y hadas que se encargaban de engatusar a quienes se adentraban en el bosque y una vez allí los convertían en animales como lagartijas o petirrojos.
Por este lugar se pueden ver rosales, madreselvas, robles, encinas o pinares y, por supuesto, hayas, entre otros. Los animales que en el hayedo habitan son de las diversas especies, como comadrejas, corzos, gatos monteses, jabalíes, lagartos, águilas reales, gavilanes…

Pontón de la Oliva.

Se trata de una presa construida en 1851 y que se encuentra en desuso actualmente es la más antigua de la región. Un dato a tener en cuenta es que esta obra faraónica fue levantada por presos y aún hoy se ven las argollas en las que estaban encadenados para poder llevar a cabo su trabajo.
Lo que más suele impresionar a cuantos pasean por aquí es la pasarela volada que recorre el cañón y tiene una altura muy considerada, desde la que de forma vertiginosa se puede ver el fondo del embalse completamente vacío. Al final de la misma se puede encontrar una senda por la que muchos montañeros deciden pasear y descubrir los meandros del Lozoya que rodean esta obra.
Un lugar perfecto para todos aquellos que quieran desconectar del trajín diario y conocer algo más de la historia que queda presente en la comunidad desde el siglo XIX.

Parque Natural de Peñalara.

Pequeño paraíso que se encuentra en Rascafría lugar que, por otra parte y si tienes posibilidad, tienes que conocer. En este parque se encuentra el pico más alto de la comunidad, Peñalara, con sus 2.428 metros de altura sobre el nivel del mar.
Una de las zonas más bonitas es la Laguna y sus aguas cristalinas, desde la que se puede escuchar tan sólo el canto de los pájaros y hasta la que para llegar se divisan unas increíbles vistas de toda la sierra. Déjate llevar, toma aire y recarga energías para volver a la rutina.
Por otra parte darse un paseo por el pueblo de Rascafría si uno visita el parque es casi algo obligatorio, pues sus calles empedradas, sus callejuelas y sus rincones en los que poder comer o tomar algo en plena sierra madrileña no dejan indiferente a nadie. Además en las inmediaciones se encuentra el Monasterio del Paular que cuenta con historia propia.

Búnker de Cabeza Líjar.

En una montaña a 1.822 metros de altura se encuentra este búnker que data de la Guerra Civil española y que hoy en día se ha convertido en un refugio de montaña para quienes vienen a hacer rutas de senderismo de varios días. Justo desde aquí se ve la Cruz del Valle de los Caídos, amén de unas vistas impresionantes.
Por esta zona aún hoy se encuentran restos de aquella batalla que duró tanto tiempo como trincheras. Además, desde este lugar se veía a la perfección tanto la vertiente segoviana como la madrileña, pudiendo controlarlo todo en su momento.
Una de las características de este viejo búnker es que han hecho de él un mirador y desde la cima se pueden ver unos parajes difíciles de olvidar. Los atardeceres y las estrelladas noches desde aquí son una auténtica maravilla.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.