viernes, 23 de septiembre de 2016

Visitar Toledo

Visitar Toledo, las visitas imprescindibles en un viaje de 24 o 48 horas a Toledo


Cuando Toledo, actual Capital Española de Gastronomía, se dispone a afrontar el último trimestre de su “mandato”, aún es tiempo de visitar esta ciudad, Patrimonio de la Humanidad, descubrir algunos de sus magníficos monumentos y otros lugares no tan conocidos y, naturalmente, dejarse seducir por su gastronomía. En esta ocasión en forma de tapas. Un breve recorrido cultural y gastronómico por la ciudad de las tres culturas... y los mil sabores.

Lo Imprescindible. Naturalmente, en una visita a Toledo no pueden faltar el recorrido por sus monumentos más emblemáticos, como la Catedral Primada, una de las más grandes y bellas de España y un auténtico museo en el que destacan la gigantesca la custodia de Arfe realizada en plata, oro y piedras preciosas, o la estupenda colección de obras de El Greco, con su apostolado y, sobre todo, “El Expolio” y, destacable en su arquitectura, el impresionante “transparente” de Narciso Tomé, tras el altar mayor. Tampoco hay que pasar por alto el Monasterio de San Juan de los Reyes, construido por Isabel la Católica tras su ascenso al poder para albergar el panteón de los Reyes Católicos, si bien finalmente no llegó a cumplir esta función., En esta obra maestra del gótico flamígero destaca especialmente su claustro y el retablo mayor.

En la parte más alta de la ciudad y dominándola, está el Alcázar que fue mandado construir por el emperador Carlos V, para tener una residencia digna de tal monarca, aunque no se llegó a utilizar como residencia real, al trasladar Felipe II la Corte a Madrid. Ha tenido diversos usos a lo largo de los siglos, aunque sin duda el que más se recuerda es el papel que representó en la guerra civil española, cuando resultó casi totalmente destruido. Actualmente alberga el Museo Nacional del Ejército. 

Ejemplos de que en esta ciudad convivieron junto a los cristianos, los musulmanes y los judíos, son la Mezquita del Cristo de la Luz y las Sinagogas de Samuel ha-Leví o del Tránsito y la de Santa María la Blanca, pero también hay que disfrutar del Jardín Sonoro, un espacio abierto que recrea los sonidos de la vida en las callejuelas de la antigua Judería de Toledo; con voces en ladino, sonidos domésticos y públicos envueltos en una melodía sefardita, para revivir la experiencia de un paseo por la Judería toledana de los siglos XIV o XV, en un lugar propicio al descanso y la contemplación.

Lo sorprendente. Toledo es una ciudad relativamente pequeña y llena de monumentos y lugares interesantes, también de unas perspectivas asombrosas que salen al paso en cualquier recorrido. Pero hay otro Toledo no tan fácil de encontrar y que merece la pena. Desde el año 2004, la ciudad dispone gracias a la actuación del Consorcio de Toledo, de unas rutas organizadas para conocer diversos yacimientos arqueológicos, restos arquitectónicos y monumentos recuperados, muchos de ellos caídos en el olvido o no pudiendo ser visitados por su estado de deterioro y abandono. Con su recuperación se persigue el objetivo de conectar a sus ciudadanos con su Patrimonio Cultural y ofrecer además al visitante y turista, una mayor oferta de puntos de interés a tener en cuenta en su recorrido por la ciudad. Es sin duda, otro Toledo, que paso a paso va saliendo a la luz, mostrando lentamente el rico legado artístico que los siglos han perpetuado en la ciudad. Hay termas romanas y árabes, sótanos y pozos de conventos, restos de mezquitas y sinagogas... Se organizan visitas guiadas y gratuitas determinados días y a determinados lugares. Más información en el teléfono 925 25 30 80 y termas@consorciotoledo.org

En la ciudad hay muchos tesoros ocultos que con un poco de curiosidad se pueden descubrir, como sus patios. El patio toledano forma parte de la herencia patrimonial de antiguas civilizaciones, como romanos y árabes. Sin embargo el tradicional patio toledano tiene su máximo precedente en la cultura árabe, donde las casas y palacios se ordenaban en torno a este espacio. Casi todos los edificios y monumentos del Casco Histórico de Toledo cuentan con un patio lleno de plantas, cerámica y fuentes, entre otros elementos decorativos, que pueden visitarse, especialmente durante las fiestas del Corpus Christi, cuando muchos se engalanan. Muchos ofrecen sus puertas abiertas; hay que animarse a traspasarlas.

Se da en Toledo una rareza arquitectónica y es que bellos e históricos edificios se entremezclan con los usos y costumbres de la actual ciudad moderna y es habitual que esconda construcciones con siglos de antigüedad que se han incluido poco a poco, recuperado para su intervención en la vida del nuevo milenio. Un ejemplo de esta circunstancia son los Cigarrales, cortijos otrora usados como casas de recreo por la burguesía toledana y hoy día reconvertidos en vergeles de paz en las riberas del Tajo, especialmente al sur de la ciudad. Construcciones de estética rústica, señorial, algunos incluso conventual, se rodean de bellos jardines, terrazas o patios repletos de plantas y flores. 


Más información:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.